Saltar al contenido

Eficiencia energética a nivel doméstico

 

 

En los últimos años, la mejora de la eficiencia energética ha provocado un debate muy acalorado en la sociedad. Sobre todo porque el consumo excesivo de energía puede tener impactos económicos y ambientales muy negativos.

 

No cabe duda que a la hora de desarrollar proyectos de vivienda, es necesario entender la importancia del ahorro energético para no desperdiciar los recursos naturales. Esto tiene un gran impacto en el medio ambiente.

 

Además, debido al alto precio del kWh de electricidad, cuanto menos consumamos, menor será el coste de nuestra factura eléctrica y menor el gasto económico. 

 

 

¿Qué es la eficiencia energética?

 

El objetivo de la eficiencia energética no es más que reducir la cantidad de energía necesaria para proporcionar un producto o servicio de manera práctica.

 

Actualmente se han ideado métodos, sistemas y tecnologías para fomentar el uso racional de la energía en los hogares. Esto marca un hito importante en el diseño de viviendas más amigables con el entorno natural.

 

Los edificios sostenibles juegan un papel vital en la buena gestión de la energía. Esto se debe a que su principio más destacado es que promueve activamente el uso de energías renovables. Esto cubre los requisitos básicos del hogar, como la iluminación, la calefacción o la refrigeración.

 

En definitiva, la reducción del consumo de energía reduce significativamente los costes. Aunque quizás su mayor relevancia es que contribuye significativamente a la sostenibilidad política, económica y ambiental.

 

La eficiencia energética de un inmueble se mide a través del certificado de eficiencia energética.

 

 

Ahorro energético en el hogar

 

Aislamiento térmico

 

Lo ideal es agregar aislamiento o llenar celdas de aire al frente de la casa. También es adecuado para sus mamparas interiores para optimizar la protección de los acondicionadores de aire.

 

También estaría bien que el suelo, el techo o el puente térmico tuvieran este tipo de aislamiento. De esta forma, el consumo de energía asociado con el uso de la calefacción se puede reducir aún más.

 

Se puede decir que el aislamiento térmico es la base para mejorar la eficiencia energética. Esto resume muy bien su relevancia y significado.

 

Uso racional de la calefacción

 

El uso racional de la calefacción es fundamental para mejorar la eficiencia energética del hogar.

 

Se estima que el consumo total de un hogar, incluido el uso de agua caliente, es del 60%. Por lo tanto, debe elegir una caldera de biomasa o una caldera alimentada por energías renovables como los paneles solares.

 

Otra opción es tener un sistema que funcione de manera eficiente, como la calefacción por suelo radiante. Y asegúrese de que las habitaciones de la casa tengan el aislamiento adecuado.

 

 

Uso eficiente del agua caliente

 

Lo creas o no, el uso de agua caliente supone un gran consumo energético a nivel doméstico. Por eso, debes aprovecharlo en situaciones muy concretas: al bañarte o fregar los platos en invierno.

 

En este caso, es recomendable que apuestes por un sistema de almacenamiento de energía que sea capaz de retener el calor. Esto mantendrá el agua caliente la mayor parte del tiempo.

 

Además, quienes abogan por el ahorro energético recomiendan que los grifos tengan reguladores de caudal. Y la ducha dispone de un reductor de caudal para reducir la energía necesaria durante el proceso de calentamiento.

 

Electrodomésticos eficientes

 

Los electrodomésticos modernos, como refrigeradores, lavadoras o secadoras, son más ecológicos porque usan menos energía para funcionar.

 

De hecho, reemplazar equipos más antiguos por equipos más modernos es una excelente manera de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

El informe también describe electrodomésticos de bajo consumo que consumen un 40 por ciento menos de energía que los modelos anteriores.

 

 

Beneficios de la eficiencia energética

 

  • Las facturas de electricidad se reducen drásticamente. Esto tiene un efecto positivo en la economía personal.
  • La eficiencia energética reduce el impacto del cambio climático. Por lo tanto, se produce menos contaminación en el aire.
  • Mejora la calidad de vida de las personas porque no se ven inmersas en ecosistemas contaminados que dañan su salud.
  • Las mejoras en la eficiencia energética han creado nuevos puestos de trabajo en muchos países europeos. La razón es que han surgido una tras otra varios emprendimientos relacionados con el uso racional de la energía.
  • La mejora de los hábitos de consumo beneficiará a las nuevas generaciones, ya que vivirán en un mundo más sano y limpio.
  • El uso de energías renovables aumenta la competitividad de los países. Porque pueden reducir el nivel de energía importada del exterior. En otras palabras, los países pueden lograr un mayor grado de sostenibilidad económica, ambiental y política.